Bolivia: FAO preocupada por mal uso de plaguicidas y degradación de suelos

deforestacion, suelos
El representante de la FAO en Bolivia mencionó el alto grado de deforestación de bosques. “Si no hay árboles el equilibrio natural se compromete, y promover la agricultura orgánica no tiene resultados positivos, por tanto, los productores se ven obligados a recurrir a los pesticidas porque el control natural de plagas (los árboles) no funciona", dijo.

Theodor Friedrich, representante en Bolivia, dice que la situación es preocupante y que el país muestra poco interés por pedir ayuda para trabajar en temas de control y capacitación.

PUBLICADA, Cochabamba, 21 de febrero de 2019, Hrs. 09:45

El representante en Bolivia de la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Theodor Friedrich, mostró preocupación por “la degradación del suelo boliviano debido al uso y mal manejo de los plaguicidas, la poca capacitación de los agricultores, y la deforestación”.

Friedrich participa del III taller internacional “Una mirada global a la problemática de plaguicidas, manejo, uso, impacto sobre la salud y medioambiente y alternativas de tratamiento para su remoción”, que se desarrolla en Cochabamba y en el que participan expertos de España; de Grecia, de Argentina, de Chile, de Dinamarca, además de organismos bolivianos como los ministerios de Medio Ambiente y Aguas, de Salud; y el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria, Senasag.

El representante de la FAO en Bolivia señaló que “hay suelos degradados debido al uso de los plaguicidas. Los productores manipulan mal estos químicos. Vi incluso que comercializan en ferias en envases de botellas de refresco. Los campesinos no están entrenados”.

Se refirió también al alto grado de deforestación de bosques. “Si no hay árboles el equilibrio natural se compromete, y promover la agricultura orgánica no tiene resultados positivos, por tanto, los productores se ven obligados a recurrir a los pesticidas porque el control natural de plagas (los árboles) no funciona”.

Se refirió también al comercio informal de pesticidas, “hay un sector ilegal de químicos. Es producto del contrabando que está en las ferias”, dijo.

Agregó que Bolivia necesita atención urgente en este tema, “incluso para los grandes productores. En Santa Cruz vi aplicadores (equipos) que no cumplen normas seguras relacionadas con el trabajo. El operador (el que aplica), y el medio ambiente están comprometidos”.

“En la seguridad cuenta desde el diseño del equipo. No puede haber goteras, la calibración debe ser científicamente correcta”.

La FAO es un organismo internacional activo en el tema de plaguicidas. “Ha promovido convenciones para manejar plaguicidas de una forma segura a nivel mundial. Tenemos programas fuertes y asesoramos a países miembros”.

La FAO ve desde la aplicación hasta la destrucción segura de productos obsoletos.

La FAO ha establecido normas para el uso de equipos seguros adoptados por normas europeas, de inspección de aplicación de plaguicidas, procedimientos de certificación de operadores, y en ese sentido ha elaborado normas internacionales.

El caso boliviano

Friedrich informó: “En Bolivia no hemos tenido actividades relacionadas a capacitación y control de plaguicidas, y deberían haber. Las condiciones del Servicio Nacional de Seguridad Agropecuaria, Senasag, no son las mejores. Necesita reforzar sus capacidades de atender este sector”.

Aseguró que fue contacto por los ministerios de Desarrollo Productivo, y Comercio Exterior “porque sufrieron rechazo de productos de exportación. Eso es muy grave y significa que algo va muy mal en el agro boliviano”.

“La última intervención en Bolivia la tuvimos hace 10 años. Hemos llevado toneladas de plaguicidas absoletos a Polonia para su incineración. Pero quedaron aún y, mientras tanto se han acumulado”, dijo.

Fuente: www.opinion.com.bo

Foto: Culpina On Line