Conozca más de Luis Fernando Barbery, agroindustrial líder del empresariado nacional

Luis Fernando Barbery
Luis Fernando pasó por las aulas de la Escuela Salesiana Muyurina donde continuó cultivando su amor por el agro, saliendo bachiller del Colegio La Salle en la capital. De ahí en adelante se concentró en formarse para continuar la labor empresarial encarada por su progenitor.

Luis Fernando Barbery Paz cree en el potencial del agro nacional. Desde su puesto en Unagro y como nuevo presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), apuesta por un país en el que cree por su gran potencial productivo.

AGRONEGOCIOS, Santa Cruz, 14 de marzo de 2019, Hrs. 15:43

Heredero de la fuerza, fe y templanza, además del trato cordial y amable que caracteriza a los hombres de campo, Luis Fernando Barbery, es una combinación de esas virtudes de antaño con las características que deben tener los empresarios y líderes que requiere el país en la actualidad.

Proviene de una familia de productores agropecuarios de tradición y, en su momento, forestales; desde sus abuelos, paternos y maternos, que estuvieron asentados en diversas zonas del Norte cruceño.

Íntimamente ligado a la actividad cañera, se crió entre cañaverales en la región de La Bélgica, ha seguido junto a sus hermanos los pasos de su padre, don Roberto Barbery Paz, quien fue productor, dirigente líder en su rubro y fundador del ingenio azucarero que desde su fallecimiento lleva su nombre.

Este ingenio pasó de 4.000 toneladas de molienda por día a las 24.000 actuales y su éxito dio pie a la conformación de lo que hoy es la Corporación Unagro, que ha sabido innovar y expandirse agrupando diversos rubros agropecuarios y de servicios a través de siete firmas. Luis F. Barbery es su actual Presidente Ejecutivo, y es un referente del empresariado nacional al más alto nivel.

Sus primeros pasos 

Luis Fernando pasó por las aulas de la Escuela Salesiana Muyurina donde continuó cultivando su amor por el agro, saliendo bachiller del Colegio La Salle en la capital. De ahí en adelante se concentró en formarse para continuar la labor empresarial encarada por su progenitor.

Estudió Ingeniería Industrial en Toledo – Estados Unidos e hizo una maestría en Administración de Empresas, pero antes de ello había retornado al país para tener un paso fugaz como Encargado Comercial de Unagro en las ciudades de La Paz y Oruro, entre 1977 y 1978.

En 1982 se integró plenamente a Unagro donde ejerció diversos cargos, pasando por las gerencias administrativa, general y hasta ocupar su puesto actual, en distintas gestiones. Don Roberto había fallecido a inicios de 1994 tras haber ocupado esa silla desde la fundación de la empresa en 1972.

Testigo presencial

Un muy joven Luis Fernando Barbery estuvo presente el día mismo en que se inauguraba el ingenio promovido por su padre, esto dio pie a su inclinación por la ingeniería industrial. Tanto él como su hermano Gustavo (ya fallecido) siguieron esta carrera y la desarrollaron en Unagro.

A partir de esta base familiar, se formó un equipo de personas expertas cada una en sus sectores, lo que permitió desarrollar un know how que Barbery considera igual o superior al de quienes en su momento les instalaron el primer ingenio llave en mano.

Cabe destacar el gran impulso que supuso para el municipio de Mineros la instalación de esta agroindustria en su jurisdicción.  Hoy, éste es un verdadero polo de desarrollo del Norte Integrado y es considerado como la capital cañera de Bolivia.

Igualmente, cambió la vida a miles de personas, ya que en sus inicios don Roberto tuvo la iniciativa de apoyar la conformación de las cooperativas rurales de productores con los migrantes que recién se instalaban en la zona, muchos de ellos llegaban como zafreros y a raíz de este impulso se hicieron cañeros.

Barbery
Barbery es un convencido de que no hay otra forma de generar riqueza y bienestar que no sea a través del trabajo serio, fecundo, ordenado y en equipo, y que la disciplina y perseverancia es fundamental para alcanzar el éxito en la vida.

Filosofía personal y empresarial

Luis Fernando Barbery es un convencido de que no hay otra forma de generar riqueza y bienestar que no sea a través del trabajo serio, fecundo, ordenado y en equipo, y que la disciplina y perseverancia es fundamental para alcanzar el éxito en la vida.

Pero, además, que nada ocurre de un día al otro, y que si bien la suerte juega, Dios ayuda a quien se ayuda, “por ello hay que ser activo, perseverante y luchador”, remarca.

Y quienes lo conocen agregan que tiene un gran corazón y fuertes valores humanos, por ello cree en el trabajo en equipo, en confiar en la gente y fundamentalmente en el respeto al prójimo.

El agradecimiento que siente por haber sido bendecido en su vida lo ha llevado también a incursionar en el apoyo a los menos favorecidos a través de causas nobles; de ahí su participación activa en el Rotary Club Santa Cruz.

Esto lo hace a nivel personal; sin embargo, a través de sus empresas también ha podido favorecer a los pobladores de su entorno con una serie de ayudas, más allá del cumplimiento de sus políticas de Responsabilidad Social Empresarial.

Su paso por la dirigencia institucional también ha sido parte de esta visión por servir a su pueblo desde diversos ámbitos. Ha ocupado altos cargos en diversas entidades. Actualmente es Presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia. Y fue uno de los principales impulsores del Proyecto Etanol, que marcará un antes y un después en la producción de combustibles en Bolivia.

Visión de futuro

“Es muy importante dejar una empresa inteligente y autosostenible, en lo que se refiere a producción y aprovechamiento de recursos, pero también en la contratación de recursos humanos eficientes para poder llevar adelante el funcionamiento de las distintas áreas de trabajo, y que no dependa de una sola persona”, responde cuando se le pregunta sobre el futuro de Unagro.

Asimismo, asegura que con todo el potencial que tiene le augura muchos años más y su deseo es que de aquí a cien años continúe siendo la industria que lleve su producción a miles de bolivianos, que la van a demandar en el futuro.

Agrega, asimismo, que considera que hay buenas perspectivas para Bolivia, un país que ha crecido mucho en la última década, donde existen muchas más oportunidades para un mayor número de personas, con un mercado interno que ha crecido lo suficiente y que ahora requiere una mayor apertura hacia los mercados internacionales, para seguir generando empleos con las exportaciones.

En ese marco, asegura que busca aportar desde su cargo de dirigente empresarial para gestionar que se den las condiciones que permitan mayores niveles de inversión de capitales nacionales y extranjeros en el país. “Todo lo hecho es posible gracias al apoyo de mucha gente que brinda sus capacidades, talentos y compromisos, especialmente mi familia de quien recibo el apoyo incondicional”, dice.