Rizobacter: Entre las primeras 20 mundiales en insumos

Rizobacter
Ricardo Yapur, es el CEO de la compañía argentina de alcance global Rizobacter.

Con más de 40 años de presencia en el mercado, esta empresa argentina ha podido posicionarse a fuerza de investigación y desarrollo. Está embarcada en el negocio de la biotecnología con grandes posibilidades de desarrollar nuevos productos y servicios a mercados de todo el mundo.

PUBLICADA, 13 de junio de 2018, Hrs. 08:57

Rizobacter es una empresa argentina que nació en la ciudad de Pergamino, Provincia de Buenos Aires. Está presente en el mercado desde 1977 y hoy se posiciona como una compañía líder en investigación y desarrollo de productos microbiológicos aplicados al agro. Tiene filiales en Paraguay y Brasil, pero su presencia comercial alcanza a más de 20 países en todo el mundo y proyecta un fuerte crecimiento internacional. En los últimos años ha demostrado por qué es uno de los grandes protagonistas de esta actividad y Ricardo Yapur, CEO de la compañía, ofreció detalles de su estrategia.

¿De qué manera se puede dimensionar la importancia de la biotecnología en la actividad económica argentina?

El dato más relevante a tener en cuenta es que Argentina se encuentra en términos tecnológicos con desarrollos muy cercanos a la frontera del conocimiento vigente en materia agrícola y ganadera. Nuestro país fue uno de los primeros en adoptar la tecnología en el agro a través de los cultivos transgénicos.

La introducción de la soja transgénica, resistente al glifosato, permitió a los agricultores nacionales un ahorro en los costos de producción de $us 2.500 millones. Tres décadas más tarde, según un informe del Ministerio de Ciencia, Tecnología en Innovación Productiva nacional, en 2014 Argentina contaba con una base integrada por más de 200 empresas productoras locales de biotecnológicos. En su conjunto facturan poco más de $17.000 millones (equivalentes a unos $us 2.100 millones), exportan unos $us 400 millones, se invierten en I+D más de $1.600 millones anuales, a la vez que emplean alrededor de 1.000 investigadores.

¿Cómo ve Rizobacter a la Argentina en el mapa mundial de la biotecnología?

El país tiene un liderazgo en la biotecnología por su sólida trayectoria científica y técnica, y a calidad de sus profesionales. Nuestro país ocupa el puesto 16 dentro del ranking de países con más cantidad de empresas biotecnológicas, por encima de países como Noruega, Finlandia, Brasil y Dinamarca. Aunque la brecha respecto de EEUU, líder indiscutido, aún es muy alta. Creo que necesitamos aumentar la inversión, tanto para sostener el nivel de investigaciones de base como para concretar los desarrollos de las biotecnologías.

Nuestra empresa estás posicionada entre las 20 compañías desarrolladoras de insumos biológicos del mundo y es la primera en la Argentina. Tenemos la planta de producción de inoculantes más moderna del mundo y las tecnologías más avanzadas, fruto de nuestra constante inversión en investigación y desarrollo, donde volcamos 30% de nuestras ganancias. Solo en los últimos dos años registramos cerca de 40 nuevos registros para mercados internacionales.

Rizobacter
Rizobacter posee la planta de producción de inoculantes más moderna del mundo y las tecnologías más avanzadas, fruto de su constante inversión en investigación y desarrollo.

¿Qué nuevas oportunidades de negocios aún no exploradas abre la biotecnología para la Argentina?

Si lo analizamos desde la industria de los insumos biológicos, podría asegurar que hay enormes posibilidades. El mercado de bioestimulantes, biopesticidas y biofertilizantes tiene proyectado alcanzar $us 11.300 millones para 2022, con una escala de crecimiento del 14% anual. Desde Rizobacter estamos llevando adelante un plan de crecimiento en países europeos (zona central y del este) y en la India, donde hay muchas limitaciones en el uso de moléculas químicas.

El objetivo es profundizar una apertura en el mercado de la microbiología, donde se está registrando de 14% anual alrededor del mundo. Desde la oficina comercial que este año abrimos en Francia, estamos ampliando a llegada de nuestra línea de inoculantes, promotores de crecimiento y curasemillas de origen biológico.    

¿Cómo es el mapa de alianzas con el sistema científico tecnológico del Estado?

Consideramos que la vinculación entre el sistema científico técnico argentino y la compañía es fundamental para el desarrollo de productos innovadores, que agreguen valor y nos hagan ganar competitividad en los mercados internacionales. Rizobacter actualmente mantiene alianzas estratégicas con el Conicet, el Inta, universidades públicas y forma parte de biospas, un proyecto interdisciplinario denominado “Biología del Suelo y Producción Agropecuaria Sustentable”, financiado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Argentina.

Uno de nuestros últimos lanzamientos fue un curasemilla biológico para trigo y para soja, primero del mercado que desarrollamos junto al Inta Castelar y que es muy bien recibido en el mercado local y en otros países.

Fuente: Publicado por la revista Mercado de Argentina