Socializan sistema Raesa, implementos One Aqua y la importancia del riego

raesa
El riego permite que tanto la semilla como todos los insumos complementarios puedan expresar su potencial real a campo, gracias al complemento del agua en su justa medida.

Tres cosas son indispensables para producir más y mejor; la genética de la semilla o el animal utilizado, la calidad del fertilizante y el agua. Ahora bien, hay dos opciones, esperar que ésta caiga del cielo o invertir en un sistema de riego que asegure la productividad. Dos firmas internacionales se unieron para visitar Bolivia a fin de ofertar su know how y así asegurar que esta inversión sea rentable.

AGRONEGOCIOS, 12 de septiembre de 2018, Hrs. 17:16

El Sur y el Centro de América están llamados a alimentar al planeta. Son los únicos territorios que tienen ese potencial y por ello cabe mirar al futuro con optimismo, pero también prepararse para que esta producción sea suficiente abastecer para la demanda que existirá en las próximas décadas.

Duplicar los rendimientos en cultivos y multiplicar la cantidad de cabezas de ganado por hectárea es posible mediante el riego, experiencias locales e internacionales lo demuestran, pero muchas veces el costo que supone contar con un sistema adecuado a la economía del productor agropecuario hace que esta inversión parezca inviable.

En ese marco, se da la unión de dos firmas que buscan ingresar al mercado boliviano a fin de asesorar y ejecutar nuevos proyectos de riego, como también solucionar posibles fallas de los ya instalados.

Hablamos de Mauro Cardinale, socio gerente, fundador de Essential Rain, firma que representa a la industria austriaca One Aqua, trabajando con enrolladores y pívot central y el Ing. Agr. Román Giacoboni, CEO de la División Riego de Raesa Argentina S.A. Ambas empresas han complementado sus cualidades, la utilidad de sus equipos y sus fuerzas de venta en este cometido y para ello recientemente realizaron su tercera visita al país. En el tema de perforación se apoyan en Mario León Salvatierra de LM Servicios Hidrogeológicos, quien también es su contacto en Santa Cruz.

Raesa, One Aqua
Giacoboni y Cardinale realizaron una presentación informativa sobre sus servicios y productos en el Hotel Cortez de Santa Cruz.

Raesa tiene como base la ciudad de Palencia –España, pero cuenta con fábricas en Pergamino – Argentina y Sao Paulo – Brasil y depósitos en otros países fronterizos a Bolivia como Chile y Perú, además de otros más lejanos como México, Guatemala, Argelia y Senegal. Fabrica todo tipo de tuberías en aluminio para riego por aspersión, para usos en una diversidad de cultivos.

“Para abastecer un pívot o un enrollador hay que utilizar tubería de aluminio; el PVC enterrado o polietileno no tiene valor residual y al enterrarlo tiene prácticamente el mismo costo que la tubería de aluminio. Con el aluminio se tiene un valor residual del 60-70%”, explicó Cardinale, justificando su alianza con Raesa.

En Bolivia

Lo que han venido haciendo en sus visitas al país, iniciadas en mayo pasado, es ir a las propiedades de sus potenciales clientes, ver dónde está ubicada su fuente de agua, observar la calidad de agua disponible y, en suma, evaluar si está bien instalado su sistema de riego, si lo tienen o cómo podrían instalarlo.

Ello les ha permitido detectar algunas fallas que les hacen concluir que falta conocimiento en cuanto a cultura de riego en nuestro medio.

“Falta conocer en qué momento arrojar el agua, qué cantidad (evapotranspiración o milímetros día a reponer), y saber que cada milímetro cuesta. La primera pregunta que nos tenemos que hacer en riego es cuánto cuesta el milímetro aplicado y en función de eso, en qué momento se lo voy a dar”, puntualiza Giacoboni, mencionando que lo clave es arrancar bien y ello significa arrancar con un riego en pre siembra, que asegure la nacencia del cultivo, establezca un stand de plantas y con ello asegurarse que el valor que tiene esa semilla les dé la posibilidad de llegar a floración, que es donde se define el rendimiento del cultivo. “Eso significa que, para asegurarnos un rendimiento, necesitamos 60 milímetros en pre floración y 60 milímetros en post floración, así no dependeremos de si llueve o no”, completa.

Costo del milímetro aplicado

En todos los equipos es variable, explica Cardinale, a tiempo de decir que todos tienen sus pros y contras. El automatizado (pívot) tiene un valor inicial más alto, pero genera menores costos operativos; el enrollador está en un punto intermedio y el sistema de Raesa (en base a tubos de aluminio), del cual se piensa erróneamente que tiene mayores costos operativos. Al contrario, argumenta, el instalar las tuberías de aluminio cuesta igual que las enterradas de PVC, pero con la primera hay menos pérdida de carga. Menos pérdida de carga significa un menor consumo de energía y un abaratamiento del costo del milímetro aplicado.

“Entran en la jugada también las superficies”, completa, argumentando que cada sistema podrá utilizarse en determinado momento en función a éstas. “Por ello trabajamos en conjunto y no imponemos una cosa sobre otra, sino que hacemos un proyecto tal cual lo necesita”.

En todo caso, interesa saber el costo del milímetro aplicado ya que, de no contar con un proyecto de riego adecuado, el agricultor probablemente termine pagando en demasía el agua, que no será bien asimilada por el cultivo y por ende se reflejará en la productividad.

Giacoboni agrega que por ello el hablar de un proyecto de riego implica la visita a las propiedades para evaluar todas las variantes a fin de hacer un ‘traje a la medida’. Actualmente, a nivel local ya tienen algunos proyectos desarrollados, cotizados y se espera concretar la venta para poder llevarlos a la práctica y mostrar sus bondades a mayor número de productores agropecuarios, comenta.

De darse las posibilidades planean establecerse con oficinas y personal propio a fin de cubrir tanto la zona de cultivos extensivos del oriente, como los valles cruceños y cochabambinos.

Mauro Cardinale
Cardinale presentó datos de éxito mediante la aplicación de sistemas de riego en Argentina.

Entre las ventajas de usar el riego por aspersión de Raesa están que ofrece una alta eficiencia en el uso de agua, una alta uniformidad, es apto para virtualmente todos los cultivos y terrenos, tiene un bajo coste de inversión y no requiere personal especializado para su manejo y mantenimiento.

Se acoplan con juntas que pueden ser tóricas que sellan con encima de 1 kg de presión o juntas estanco que no pierden ni con alta o baja presión (se usan para transporte de líquidos como de gas). Y el manejo se puede hacer automatizado con electroválvulas o con una llave esfera de apertura y cierre de las alas, lo que lo hace muy económico y versátil.

El riego, según Giacoboni, permite que tanto la semilla como todos los insumos complementarios puedan expresar su potencial real a campo, gracias al complemento del agua en su justa medida.

Recomendaciones

Para quienes se inician en el riego; empezar de a poco, con una inversión pequeña e ir incrementando esa superficie a medida que aumentan su productividad.

Hacer la perforación para el pozo de agua en una posición equidistante a los dos extremos del campo para poder establecer un radio de riego. Ello permite hacer un efecto espejo, atravesar la cortina con la tubería de aluminio y por ejemplo en un lote de 60 hectáreas (2.000 x 300), permite invertirlo y usarlo para regar 120 hectáreas; esa es la ventaja de las tuberías aéreas de Raesa, que pueden ser colocadas o desmontadas de una manera rápida y simple en un lote.

Ventajas del aluminio para riego

Siempre va en forma aérea.

Es liviano, sencillo de montar y por ende fácil de transportar.

Es eterno, en cuanto a la vida útil del producto.